Medio Ambiente

Vías Pecuarias de Colmenarejo. ¿Qué son las Vías Pecuarias?

Fecha: 18/04/2008

Colmenarejo tiene la inmensa suerte de contar con un patrimonio natural de valor incalculable, su red de Vías Pecuarias. Pero el peligro acecha y adopta múltiples formas. Amigos de Colmenarejo dedicará una serie de artículos, en esta sección o en la de paseos, a hablar de nuestras Vias Pecuarias con la idea de que se defiende mejor lo que se conoce y se ama.

 

Las vías pecuarias son caminos para el ganado ligados a la trashumancia, una actividad característica de la España seca a la que obliga el carácter mediterráneo de nuestro clima.

En invierno y primavera las lluvias favorecen el crecimiento de los pastos y permiten que el ganado se alimente en las llanuras extremeñas y manchegas, pero cuando cesan las lluvias primaverales (alrededor de la segunda quincena de junio) aparece la sequía estival, los pastos se agostan y el ganado tiene que moverse hacia las montañas en busca de pastos aprovechables. Allí arriba permanecen, ganado y pastores, hasta la llegada de las lluvias y nieves (septiembre u octubre) aconsejan la vuelta a las llanuras.

La trashumancia es por tanto un sistema por el que se explotan recursos complementarios en diferentes zonas y épocas del año, y exige una red de caminos que permitan el desplazamiento de unos a otros pastos, las Vías Pecuarias- La trashumancia ha condicionado durante siglos la vida de muchos pueblos españoles, ha influído en usos y costumbres y ha calado en nuestra tradición y cultura, de lo que son un ejemplo los versos de Machado en su libro "Por tierras de España":


....pastores que conducen sus hordas de merinos

a Extremadura fértil, rebaños trashumantes

que mancha el polvo y dora el sol de los caminos.

La trashumancia obliga a viajes de ida y vuelta, uno a finales de primavera “a sierras”, y otro en otoño “a extremos”, viajes que influyeron en nuestra cultura, costumbres y paisajes.



Un rebaño trashumante, con el pastor Longinos a la cabeza, atraviesa Colmenarejo


Los pastores dejaban sus casas, sus mujeres e hijos en este eterno peregrinar reflejado en los versos del romancero que expresan la pena ante la partida de pastores y rebaños que han llenado de vida durante el verano montes y valles, y cuya marcha no sólo deja el vacío, sino que anuncia inviernos, nieves, soledades y fríos.

“Ya se van los pastores a la Extremadura

Ya se queda la Sierra triste y oscura.

Ya se van los pastores, ya se van marchando,

Más de cuatro zagalas quedarán llorando.

Ya se van los pastores hacia la majada.

Ya se queda la Sierra triste y callada

Un poco de historia

Al principio de la Edad Media era costumbre de los pastores castellanos "facer mestas", reuniones para resolver problemas locales planteados por el ganado y pastoreo, y que fueron el germen del Honrado Concejo de la Mesta, fundado por Alfonso X el Sabio en 1273, y que reguló con mano de hierro todo lo referente a vías pecuarias hasta su disolución en 1836.

El éxito de la ganadería extensiva trashumante se debió sobre todo a la oveja merina, raza dotada de una lana de calidad excepcional, que permitió a la Corona de Castilla monopolizar el mercado europeo durante cinco siglos. A modo de ejemplo el Honrado Concejo de la Mesta regulaba en 1765 todo lo referente a la trashumancia de 3.500.000 ovejas.

La mejora de las vías de comunicación, (caminos y ferrocarriles), las transformaciones sociales (revoluciones campesinas, desarrollo de una agricultura más eficaz) y, sobre todo, la introducción y aclimatación de ovejas merinas en otros paises con pastos más ricos, llevaron a la decadencia de la Mesta que fué disuelta en 1836. Su papel ha sido controvertido y son célebres las quejas de Jovellanos y Campomanes sobre sus privilegios y abusos, pero en cualquier caso algo bueno nos ha quedado a los españoles de hoy, La Red de Vías Pecuarias.

Todas las Vías Pecuarias, miles y miles de kilómetros distribuídos por toda la georafía española, pasaron a ser bienes de dominio publico, primero del Estado que luego las trasfirió a las Comunidades Autónomas que son actualmente las responsables de su cuidado y vigiancia.


Las vías pecuarias en la actualidad

La trashumancia de largo recorrido se hace hoy sólo ocasionalmente. Durante varios años hemos tenido la suerte de poder disfrutar en Colmanarejo del espectáculo de un rebaño trashumante de autenticas ovejas merinas pasando por lo que queda de la Cañada Real de Merinas. Esto ha sido posible gracias al programa de fomento de la trashumancia impulsado por nuestro amigo Jesús Garzón, que ojalá tenga fuerzas y ganas para seguir muchos años más.

Pero la verdad es que las ovejas cada vez usan menos las Vías Pecuarias, que han perdido así parte de su razón de ser. Hay gente que se pregunta ¿si no hay ovejas para qué sirven hoy las vías pecuarias?, y llegan a afirmar, “las cañadas son un obstáculo para el crecimiento del pueblo”, “hay que asfaltarlas y transformarlas en caminos, calles o carreteras”.

Nada de eso. Los tiempos cambian y las vías pecuarias cambian con ellos. Las vías pecuarias son hoy espacios protegidos, auténticos “Parques lineares”, un recurso medioambiental y para usos lúdicos de una inmensa importancia. En Europa han tenido que inventarse una Red Natura para conectar sus espacios protegidos, en España ya la tenemos y por ella somos envidiados, es la Red de Vías Pecuarias. Colmenarejo tiene el privilegio de contar con muchas, para disfrutarlas, usarlas correctamente, protegerlas y legárselas a nuestros hijos.


El tránsito de ganados sigue siendo el uso prioritario de las Vías Pecuarias


Sus usos prioritarios siguen siendo el tránsito de ganados y otros compatibles relacionados con la preservación de las razas autóctonas y la vida en el medio rural, pero cada vez son más importantes los usos complementarios medioambientales y socioculturales. La Ley ofrece las vías pecuarias para "facilitar el contacto del hombre con la naturaleza, fomentando el paseo, el senderismo, la cabalgada, el cicloturismo y otras actividades similares que permiten al vecino y ciudadano una oportunidad para su reequilibrio vital".


Las Vías Pecuarias permiten el paseo y el contacto con la Naturaleza


Desde el punto de vista medioambiental son importantes para "la creación y mantenimiento de una conciencia social conservacionista" y como "corredores ecológicos" para la comunicación entre espacios naturales y para facilitar la migración y el intercambio genético entre poblaciones. No hay que olvidar que uno de los mayores problemas para la conservación de la fauna es la fragmentación del hábitat, que lleva al aislamiento de las poblaciones en islas reproductoras en las que terminarían por degenerar si no se les abren posibilidades de comunicación e intercambio de genes.


Contacto entre poblaciones y flujo de genes


Cañadas, cordeles, veredas y coladas

Estas nuevas funciones, junto con la prioritaria de uso ganadero, hacen que las vías pecuarias deban ser protegidas y conservadas. Para ello lo primero es saber cuantas tenemos y en que estado se encuentran. Esto se hace mediante su clasificación, deslinde y amojonamiento.

La clasificación consiste, a groso modo, en que la Administración dice "por aquí pasa una vía pecuaria, que tiene esta anchura y este recorrido aproximado". La anchura permite dividir las vías pecuarias en cañadas (75 metros de anchura y de las que en Colmenarejo podemos citar la Cañada Real de Merinas), cordeles (hasta 37'5 metros de anchura, como debería tener el Cordel de la Espernada ocupado en parte por la carretera del Pardillo), veredas (20,89 metros de anchura como el Camino del Rey), y coladas de ancho variable (como el Camino de Peralejo con 18 metros). A estos términos se añaden otros como majadas, abrevaderos o descansaderos (como el de Tiestas Cabezas o el de la Fuente del Navazo) que tienen dimensiones variables.


Posiblemente uno de los últimos años en los que pudimos ver un rebaño trashumante atravesando Colmenarejo


Posteriormente se realiza la delimitación, durante la que hay que concretar los límites con las fincas vecinas en un proceso con audiencia a todos los interesados, y una vez fijados estos límites se procede al amojonamiento para marcar de forma visible el espacio delimitado. Mojones los hay de muchos tipos, desde los antigüos hitos de piedra, como el que podemos ver en el Camino del Rey frente a Prado Buriños, a los más modernos con dibujo de vaquita incluido que se pueden ver en la Cañada de Merinas.




Protecciones, prohibiciones y algunas soluciones

Las Vías Pecuarias están protegidas estatal y autonómicamente, (Ley de Vías Pecuarias de 1995 y Ley de Vías Pecuarias de la Comunidad Autónoma de Madrid de 1998).

Hay dos aspectos especialmente importantes relacionadas con el tráfico rodado. Está estrictamente prohibido el asfaltado, pero no sólo el asfaltado sino cualquier proceso similar que desvirtúe su naturaleza, por lo que las autorizacions que está dando la mismísima Comunidad de Madrid pra hormigonarlas o empedrarlas, con la complicidad y regocijo de algunos Ayuntamientos, son un auténtico fraude de Ley.

Los vehículos a motor no pueden circular por vías pecuarias, salvo para acceso a fincas y con permiso especial, y nunca podrán hacerlo a mas de 20 kilómetros/hora. Esto puede interesarle a muchos de los que habitualmente pasean por una cañada, y que a veces son reprochados por conductores imbéciles que no sólo no tienen razón, sino que deberían ser multados por circular por un sitio prohibido.


No hay nada malo para saciar el hambre del camino (ovejas en una de las rotondas de la Cañada de Merinas)


Pero las Vías Pecuarias se pueden cambiar si esto se hace necesario. Para enajenar, ceder, permutar o cambiar de uso una vía pecuaria hay un procedimiento de desafectación con un período de información pública y es obligatorio adquirir una superficie equivalente para restaurar la vía pecuaria, asegurando su continuidad e integridad superficial.

Esto se ha hecho por ejemplo con la Vereda de Viñas Viejas a su paso por delante del Colegio Las Veredas. La calle de acceso al Colegio Las Veredas (Calle de la Nava) es en realidad la Vereda de Viñas Viejas, el descampado entre la calle y el Colegio corresponde al nuevo trazado para restaurar la integridad de esta Vía Pecuaria, y las zonas pavimentadas con adoquines corresponden a cruces de la Vereda con caminos o accesos. Pero lo que el Ayuntamiento ha hecho en el caso del Colegio parece no querer hacerlo para continuar hasta Los Escoriales, y con la excusa de que el procedimiento legal sería caro, ha solicitado a la CAM el hormigonado de la Vía.

Fraude de Ley consentido y aplaudido por los que en sus programas eectorales dicen defender la Naturaleza.

Hay por tanto mecanismos para desviar una Vía Pecuaria que moleste para el desarrollo de un pueblo, procedimientos marcados por la Ley y que se deben seguir. Lo inadmisible es actuar por las bravas, al margen de lo legal o fomentar y consentir un flagrante fraude de Ley.


Defendamos lo nuestro

En el plano adjunto, basado en el suministrado por el servicio de Vías Pecuarias de la CAM, pueden verse las cañadas, cordeles, veredas, coladas y descansaderos de Colmenarejo. Para ver el plano pulsar aquí-

Animamos a todos a pasear por ellas a pie, en bici o a caballo, a disfrutar de los paisajes que ofrecen y del contacto directo con la naturaleza, la flora y la fauna, a disfrutar de algo que es suyo y a defenderlo con todas las armas legales a su alcance. Con independencia de lo que haya sucedido en el pasado, estamos ante una oportunidad histórica de usar y disfrutar de nuestras vías pecuarias, acechazadas siempre por la presión urbanizadora que amenaza continuamente a nuestro pueblo. Cuanto más y mejor conozcamos los vecinos de Colmenarejo las riquezas naturales de nuestro pueblo, más dispuestos estaremos a defenderlas.

Pidamos a nuestro Ayuntamiento y a la Comunidad Autónoma de Madrid que se realice urgentemente la clasificación, deslinde y amojonamiento de las vías pecuarias de Colmenarejo, e impliquémonos todos en la defensa del patrimonio medioambiental de nuestras cañadas, cordeles, veredas, coladas y descansaderos.

Nuestros hijos nos lo agradecerán.

(Los dibujos que ilustran este artículo son de Roberto Pérez Moro)

 

Para ver un plano de las Vías Pecuarias de Colmenarejo pulsar aquí


 

>>>Volver a noticias

Opiniones

Inculto...

Por: Una mas... - 16/06/2009

Las vias pecuarias no son para la gente, son para el ganado. A ver si nos cultivamos un poco. Que parece mentira. ¡Bien haces kilometros a lo tonto para darle al vicio y eso no te importa..! eh?

definame que es una horda trashumantes

Por: gabriel - 02/06/2009

si por favor

tenemos derecho

Por: transhumante - 10/02/2009

la transhumancia existia antes de que nacieras y antes de que se inventaran los coches y muchas otras cosas por eso buscate otro camino tu que la transhumancia estaba antes

...............

Por: hasta la ....... - 05/05/2008

Que le ....... La ... via pecuaria que conecta Colmenarejo con el Pardillo hace que los que tenemos coche y poco tiempo para actividades lúdicas hagamos más de 15 kms para nada. ¿Que no podeis ir en bici por la via pecuaria? Pues.......id por otro sitio, que caminos hay de sobra. Nota del Administrador: Se han eliminado varias expresiones malsonantes de esta opinión.

Ir a página: [Anterior] [1[Siguiente] 

Opinar

Nombre:

Título:

Comentario: